Author: Administrador

LA AGRICULTURA ECOLÓGICA ES MÁS RESPETUOSA CON EL MEDIO AMBIENTE, A VECES

A AGRICULTURA ECOLÓGICA ES MÁS RESPETUOSA CON EL MEDIO AMBIENTE, A VECES
Otra de las cualidades que se le presuponen a la agricultura ecológica es su mayor respeto por el
medio ambiente. Raro cuando lo único que te pide el reglamento es que lo que utilices sea natural. Un
exceso de abono de origen natural también puede filtrarse a los acuíferos y contaminar por nitritos y
nitratos, sin olvidar que, en comparación con el abono químico, los fertilizantes naturales (léase
estiércol, también llamado caca de vaca) producen más emisiones de óxido nitroso, un potente gas de
efecto invernadero. Otra de las deficiencias del reglamento, que denuncian los mismos productores
ecológicos españoles, es que es un reglamento del norte de Europa hecho para el norte de Europa,
que son los principales consumidores y los que tienen poder de decisión en la Unión Europea. En el
reglamento solo se permiten los abonos animales. En España no tenemos suficiente boñiga de vaca
para todos los campos ecológicos, a diferencia del norte de Europa. Una forma de optimización sería
permitir también la utilización de restos vegetales como abono, pero eso es algo que no permite el
reglamento.
Tampoco los pesticidas autorizados son los más respetuosos con el medio ambiente, los más
específicos ni los mejores para la salud. Por ejemplo, hasta 2007 estaba permitido el uso de la
rotenona como insecticida, pero tuvo que prohibirse por ser tremendamente tóxica. Recientemente se
ha relacionado su uso con el Parkinson, aunque la relación es bastante débil y es pronto para
establecer una relación causa-efecto.14
En cualquier caso, todas estas cuestiones son secundarias frente al principal problema
medioambiental de la agricultura ecológica: su escasa productividad. En 2012, la revista Nature
publicó un artículo que llevaba el elocuente título de «Organic farming is rarely enough» (La
agricultura ecológica raramente es suficiente), en el que se señalaba el problema. Debido a la poca
eficiencia de las prácticas, la producción cae. En algunos contados casos, la pérdida es muy baja,
como con las fresas, que solo caen un 2 por ciento. Pero en los cultivos que necesitan más nitrógeno
la producción cae en picado. ¿Y cuáles son estos? Pues justamente los cereales, donde la producción
ecológica es entre un 25 y un 50 por ciento menor.15 El problema es que la base de la alimentación de
buena parte de la humanidad es el trigo, la cebada y el maíz, no las fresas. Todo el mundo tiene
derecho a comer, por lo que si ahora toda la agricultura fuera ecológica necesitaríamos el doble de
superficie cultivada, es decir, arrasar cualquier espacio natural que quedara intacto para dedicarlo a la
agricultura, o dejar a un 25-50 por ciento de la humanidad sin comer. No olvidemos que la comida es
un derecho, no un privilegio, algo que parece que olvidan los defensores de la alimentación
ecológica cuando ignoran su baja eficiencia.
Sigo insistiendo en que la huella ecológica, que es un indicador de los recursos que se han
consumido y los residuos producidos por un determinado producto, no se considera en el
reglamento, y es un parámetro muy importante. Cuando compres un producto de agricultura
ecológica no olvides mirar dónde se ha fabricado. Muchas distribuidoras de productos ecológicos
suelen comprar la materia prima en África, donde es más fácil conseguir la certificación por la
escasa implantación de las técnicas de agricultura intensiva. Luego se importa la producción y se
etiqueta en Europa. Todo esto sin entrar en disquisiciones éticas sobre que la producción de África se
oriente hacia consumidores europeos que pueden permitirse pagar más. El resultado inmediato de
esta caída de producción se traduce en un aumento de precio, que habrá notado cualquiera que haya
consumido este tipo de productos.
Estos datos sobre la caída de la producción hacen más comprensibles las conclusiones del
estudio sobre hábitos de consumo ecológico previamente mencionado. El perfil del consumidor de
productos ecológicos en España responde a un 15 por ciento de clase alta y un 19 por ciento de clase
media alta; es decir, que la tercera parte de los consumidores son clase alta o media alta. La tercera
parte de la población obviamente no es clase alta ni media alta. Hay un evidente sesgo estadístico
hacia la gente que no tiene los problemas que tiene cualquiera para llegar a fin de mes. Una vez, en
una entrevista, dije que «la comida ecológica no es mejor comida, solo más pija», y mucha gente se
enfadó conmigo. No lo entiendo. Era un simple análisis matemático de resultados estadísticos, más
fácilmente entendible que si me hubiera puesto a hablar de sesgos, de desviaciones estándar y de
distribuciones de T-student. Solo trataba de que todo el mundo me entendiera sin entrar en conceptos
matemáticos.

Nutricional

Y hasta aquí el tema del contenido nutricional. Sin embargo, hay otro aspecto en el que la
producción ecológica es preocupante: la seguridad alimentaria. Vivimos en una sociedad en la que
tenemos la suerte de que en los supermercados hay alimentos, y estos son seguros. Las intoxicaciones
alimentarias hoy por hoy son infrecuentes. Llegar hasta aquí no ha sido fácil. Ha hecho falta
desarrollar tecnología, legislación y crear unos canales de distribución de alimentos que garanticen
esta seguridad. Gracias a eso, en los países desarrollados hemos podido erradicar la mayoría de
problemas relacionados con la alimentación, como el botulismo, el cólera, el tifus o la disentería.
Otros, como la salmonelosis, la shigelosis o la intoxicación por E. coli enterogénica, los tenemos
bastante controlados, aunque de vez en cuando siguen dando quebraderos de cabeza.
No es sencillo conseguir que todo el sistema funcione y que la comida sea segura. Cualquier
alteración o fallo pueden hacer que surja una crisis. Por supuesto, aquí también influye, además del
celo de las autoridades y el interés de los consumidores, el de los productores. Una intoxicación en
un restaurante famoso o en una cadena de supermercados con muchas tiendas puede suponer un golpe
fatal para la reputación y para la marca, por lo que ya se preocupan ellos de que todo lo que te venden
sea seguro. El problema es que en la producción ecológica se juntan varios factores que van en
contra de esta seguridad alimentaria. Por una parte, el reglamento autoriza prácticas como el uso de
abonos de origen animal que favorecen la aparición de contaminaciones como el E. coli, sobre todo
en las verduras de hoja que se cosechan a ras de suelo, como las lechugas, las espinacas o las acelgas.
Por otra parte, el reglamento limita el uso de fitosanitarios útiles para el control de plagas, algunas
de las cuales pueden tener efectos sobre la salud del consumidor. Y por último, una parte de la
distribución se hace en mercadillos, pequeños productores o incluso puerta a puerta, lo que limita el
control y sobre todo la trazabilidad. Este último concepto es clave en la seguridad alimentaria.
Imagínate que en un supermercado aparece una partida contaminada. Para poder evitar males
mayores hay que actuar de forma rápida. Y para eso es imprescindible saber de dónde viene esa
comida, por dónde ha pasado y quién la ha manipulado, para localizar el foco del problema y retirar
todos los productos contaminados, que pueden estar en diferentes partes del país o incluso del
continente. La Unión Europea ya les ha tirado de las orejas seriamente a los productores y
distribuidores de alimentación ecológica por el tema de que hay mucha dejadez en lo referente a la
trazabilidad y el control.12 Las consecuencias se vieron claramente durante la mal llamada crisis del
pepino de 2011. Las autoridades alemanas estuvieron dando palos de ciego porque no sabían de
dónde salía la contaminación, hasta que se probó que fueron brotes de fenogreco ecológicos
importados de Egipto. Las consecuencias de estos fallos en la trazabilidad fueron cincuenta víctimas
y cuatro mil hospitalizados.
La combinación de estos factores que van en contra de la seguridad alimentaria es un serio
problema de la producción ecológica. Ya he mencionado la crisis del pepino, que tenemos todos en la
memoria y que tuvo repercusión mediática por el gran número de víctimas, pero es que el goteo de
alertas desde 2011 relacionado con la producción ecológica ha sido continuo y constante. Es una
cuestión de tiempo (desgraciadamente poco) que vuelva a haber otra crisis grave con víctimas, de la
misma forma que sabíamos que algo como lo del fenogreco podía pasar porque ya habíamos tenido
antes víctimas por culpa de la E. coli patogénica relacionadas con la producción ecológica.
Entre las alertas posteriores a la crisis alemana de 2011 tenemos retiradas de huevos de
producción ecológica en Alemania por contener entre tres y seis veces más dioxinas que el mínimo
permitido, un estudio de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria donde se indicaba que los
quesos ecológicos contienen mayores niveles de dioxinas que los convencionales,13 y dieciocho
intoxicados en Francia por trigo sarraceno contaminado con datura. Lo más preocupante es que no
hablamos de casos aislados sino de situaciones que se repiten. Los problemas con los huevos
ecológicos en Alemania fueron en la Pascua de 2012 (el conejo de Pascua trajo un huevo sorpresa) y
en febrero de 2013. Las contaminaciones por datura en Francia se dieron en septiembre de 2012 y en
2007, por lo que no parece que estos problemas se estén solucionando. Tampoco podemos decir que
sea un conflicto propiamente europeo, porque en Estados Unidos los mismos problemas son
recurrentes. En el año 2012 se encontraron espinacas ecológicas con E. coli y en 2013 se produjo una
intoxicación con hepatitis A por semillas de granada ecológica. No es cuestión de asustar, porque en
general la comida es segura. Para asustar ya tenemos a los entusiastas de la alimentación ecológica
diciéndonos que los que comemos comida normal nos vamos a envenenar, pero, números en mano,
tenemos más posibilidad de sufrir una intoxicación consumiendo ecológico que convencional…,
aunque el 51 por ciento de consumidores piensen que es mejor para la salud. El cliente a veces no
tiene la razón. No hay caso más claro que este.

6 consejos para comprar boletos de avión

Las tarifas aéreas son más bajas que nunca en estos días, pero todavía tiene que ser experto para obtener el mejor trato. Además de lo básico, aquí hay seis secretos para ganar el juego de pasajes aéreos cada vez más opaco.

  1. Buscar en el momento adecuado

Trate de buscar las tarifas después de la medianoche; que es cuando muchas aerolíneas recargar sus computadoras con las tarifas muy rebajados que la gente reservada pero no pagó. Si sólo busca tarifas de última hora en Internet, busque en los sitios de aerolíneas, en los principales sitios de reservas y en los sitios de agregación (motores de búsqueda que recorren proveedores en línea, consolidadores y sitios de reservas) entre el martes por la tarde y el miércoles por la mañana. próximo fin de semana Tales tarifas suelen requerir que salga un sábado y regrese el lunes o el martes, pero algunas aerolíneas ofrecen salidas del viernes y regreso del domingo.

  1. Compruebe una amplia gama de fechas

Travelocity y Orbitz tienen las funciones de búsqueda más flexibles de cualquiera de los principales sitios de reservas. Travelocity le permitirá buscar la tarifa más baja de ida y vuelta o tarifa nacional o internacional de ida en un rango de meses, que se muestra como fechas verdes en un calendario. Incluso si usted está utilizando el calendario de Travelocity para la investigación, haga clic en todo el camino a través de una fecha disponible; el sitio frecuentemente muestra fechas como disponibles cuando están realmente agotadas. Orbitz le permitirá buscar el precio más bajo durante un fin de semana que usted designe; buscar hasta tres días antes y después de las fechas; o buscar la tarifa publicada más baja dentro de un período de 30 días. El sitio recientemente extendió su opción de búsqueda flexible para incluir vuelos internacionales, aunque en el momento de la prensa, todavía indicaba que el aeropuerto de destino “debe estar dentro de 50 Estados Unidos, Puerto Rico, Islas Vírgenes de los Estados Unidos o Canadá”. La búsqueda flexible de Expedia ofrece una lista desplegable de 50 destinos populares de Estados Unidos.

  1. Utilizar Sitios de Agregador

Una vez que haya averiguado qué fechas le dará las mejores tarifas, busque uno de los “meta” agentes de viajes de la Web. Mobissimo busca 85 fuentes estadounidenses e internacionales y convierte monedas extranjeras en dólares estadounidenses. Kayak, que en la época de la prensa todavía estaba siendo probado, búsquedas 60 sitios y le permite ordenar los resultados de pasajes aéreos por la hora de salida o llegada. Qixo es una buena fuente de ofertas de pequeñas compañías chárter y agencias de aerolíneas de descuento, así como de las principales aerolíneas-28 en total. Cheapflights le permite buscar fechas flexibles y, al igual que Travelocity, ofrece un calendario con una gama de fechas disponibles. Aquí, también, debe hacer clic en las fechas verdes (disponibles) para asegurarse de que la tarifa que desea no está agotada. Los sitios de agregación no cobran cargos por sí mismos, pero pueden dirigirlo a un sitio que lo haga.

  1. Boletos de premios de libro temprano y en línea

Dado que las aerolíneas asignan sólo un pequeño porcentaje de sus asientos para viajes premiados, es inteligente reservar meses de antelación. Sólo para estar seguro, reserve 330 días de antelación, cuando la mayoría de las aerolíneas cobran tarifas de premio. Además, reserve los asientos en línea: American, Northwest y Continental, todos cobran $ 5 por reservar premios por teléfono y $ 10 por hacerlo en persona, pero nada para reservas on-line. (United cobra más por reservar un viaje de premio por teléfono que para reservar un boleto de pago por teléfono: $ 15 frente a $ 5). Si usted tiene suerte y puede reservar un asiento de premio sólo una semana o dos antes de viajar, desafortunadamente podría recibir una bofetada con una alta “tarifa de expedición”. Por ejemplo, Delta cobra $ 50 dentro de dos semanas de viaje; Continental cargos no-elite frecuentes aviadores $ 75 para reserva dentro de tres días de vuelo (élites pagar $ 50).

  1. Libro a través del sitio Web de una aerolínea

Si ha encontrado la misma tarifa baja en un agente de reservas on-line como Orbitz y el sitio web de una aerolínea, tiene más sentido reservar en este último para evitar el pago de los 10 dólares o más. Al reservar en el sitio de una aerolínea, también evitará las tarifas de servicio que las propias aerolíneas han comenzado a cobrar: $ 5 por reservar por teléfono y $ 5 a $ 10 por reservar en las taquillas y los mostradores del aeropuerto.

  1. No pague demasiado por las tasas de cambio

Si existe la posibilidad de que necesite cambiar su vuelo, reserve directamente con la aerolínea. Orbitz y Travelocity (pero no Expedia) cobra una tarifa de $ 30 para cambiar un vuelo, que está por encima de la tarifa de cambio de $ 100 que las aerolíneas evalúan. Las aerolíneas de bajo costo tienen tarifas de cambio mucho más bajas. JetBlue cobra $ 20 ($ 25 en el teléfono) más la diferencia de tarifa, Canción cobra $ 25 más la diferencia de tarifa, y Sudoeste nunca ha tenido una tarifa-carga solamente la diferencia en tarifa. Pero hay algunas buenas noticias de las principales aerolíneas: en enero, Delta redujo su tarifa de cambio a $ 50 de $ 100. Y aunque las otras grandes aerolíneas no habían seguido el ejemplo cuando esto fue a la prensa, esperamos que lo harán.

Según la Asociación de Transporte Aéreo, un billete de ida y vuelta nacional de $ 200 podría incluir hasta $ 50 en honorarios e impuestos. Esta cantidad comprende el impuesto de boleto de pasaje del 7.5 por ciento del gobierno, un cargo por segmento de $ 3.20 por cada tramo de un vuelo (de la Federal Aviation

Consejos para los excursionistas de día principiante – parte 2

  1. Aprenda a leer un mapa topográfico

Aprende la asociación de terreno a mapa para que puedas identificar las formas de relieve que ves al aire libre para encontrar tu posición en un mapa. Esta es una habilidad aún más básica que el uso de una brújula y que usará mucho más frecuentemente.

  1. Aprenda por Imitación

No estoy orgulloso. Aprendí a vestirme como un excursionista, colgar una bolsa de oso, y muchas otras habilidades viendo caminantes y mochileros más experimentados y luego imitarlos. La gente está encantada de enseñarle cosas nuevas, ya lo sepan o no.

  1. Voluntario para hacer el trabajo del rastro

Cuando usted se convierte en un excursionista, se une a una comunidad de personas que aman el aire libre y el senderismo. Voluntariado para hacer el trabajo de senderos le ayudará a entender lo precioso de nuestros senderos son lo importante que su preservación es para las generaciones futuras.

© 2017 gailsbeads

Theme by Anders NorenUp ↑